HIJAS MÍAS...,

martes, 9 de mayo de 2017


¿...me seréis fieles?

video

TU MANO SE ACOMPASA CON DIOS EN LA LABOR...

lunes, 1 de mayo de 2017

...Y alargas tú la mano del Señor

Hoy la Iglesia celebra la Fiesta de San José Obrero, patrono de los trabajadores, fecha que coincide con el Día Mundial de Trabajo. Esta celebración litúrgica fue instituida en 1955 por el Siervo de Dios, Papa Pío XII, ante un grupo de obreros reunidos en la Plaza de San Pedro en el Vaticano.
En el día del trabajador se recuerda a san José, obrero, el santo del 1 de mayo. San José ejerció de carpintero y artesano, oficio que le enseño a su santo Hijo, tal cual dice la Biblia en San Mateo 13: 55 « ¿No es éste (Jesús) el hijo del carpintero?»
Nos dirigimos a ti, Oh bendito San José, nuestro protector en la tierra, como quien conoce el valor del trabajo y la respuesta a nuestro llamado. A través de tu Santa Esposa, la Inmaculada Virgen Madre de Dios, y sabiendo el amor paternal que tuviste a nuestro Señor Jesús, te pedimos nos asistas en nuestras necesidades y fortalezcas en nuestros trabajos.
Seguimos tu ejemplo y buscamos tu auxilio. Socórrenos en todos nuestros esfuerzos, para así poder obtener contigo el descanso eterno en el Cielo. Amén.

JESÚS...

domingo, 23 de abril de 2017

...dice:
“Me queman las llamas de la Misericordia, deseo derramarlas sobre las almas de los hombres. ¡Oh!, ¡qué dolor me dan cuando no quieren aceptarlas! (...) Dile a la humanidad doliente que se abrace a mi Corazón misericordioso y Yo la llenaré de paz”. “La humanidad no encontrará la paz hasta que no se dirija con confianza a mi Misericordia”. (Palabras de Jesús a Sor Faustina)

VERDADERAMENTE...

martes, 18 de abril de 2017

...HA RESUCITADO EL SEÑOR ¡ALELUYA!
"Os anunciamos la Buena Nueva de que la Promesa hecha a los padres Dios la ha cumplido en nosotros, los hijos, al resucitar a Jesús" (Hch 13, 32-33). La Resurrección de Jesús es la verdad culminante de nuestra fe en Cristo, creída y vivida por la primera comunidad cristiana como verdad central; transmitida como fundamental por la Tradición; establecida en los documentos del Nuevo Testamento, predicada como parte esencial del Misterio Pascual al mismo tiempo que la Cruz:
Cristo ha resucitado de los muertos,
con su muerte ha vencido a la muerte.
Y a los muertos ha dado la vida.

También nosotros, en esta tierra de dolor y de tragedia, con la fe en Cristo resucitado, tenemos un sentido.En medio de tanta calamidad hay un horizonte: está la vida, está la gloria. Es la cruz con esta ambivalencia. Mira adelante. No te cierres. Tú, pequeña piedra, tienes un sentido en la vida porque eres una piedra tomada de aquella gran piedra que la maldad del pecado ha descartado”.(Papa Francisco)

NADIE TIENE...

sábado, 15 de abril de 2017

..amor más grande que Tú
Tú Jesús, Tú, Señor del universo, no tenías por qué haberte abajado hasta el puesto de esclavo,  lavando los pies a tus discípulos.
No tenías por qué haberte quedado, por una locura de amor, presente para siempre en un pedazo de pan y en un poco de vino. Y aún más, permanecer para siempre con nosotros día y noche en todos los Sagrarios del mundo, sufriendo muchas veces la indiferencia y el abandono, incluso, de tus amigos.
Tú, Cordero inmaculado, no tenías por qué haber cargado con el peso de todos nuestros pecados  y haber sudado gotas de sangre y llorado en agonía para aceptar la voluntad del Padre.
No tenías por qué haber sufrido la humillación, la tortura y, finalmente, llegar, como un criminal, a morir de muerte ignominiosa Tú, que eres la Vida.
Nada de esto te era necesario a Ti que en el seno de la Trinidad eras desde la eternidad infinitamente feliz, y sin embargo, lo hiciste, quisiste hacerlo por mí, por amor a mí, para salvarme.
Jesús quiero ser en estos días aquel discípulo amado que, poniendo su cabeza sobre tu Corazón, fue abrasado de amor y correspondió a tu amor permaneciendo junto a Ti al pie de la Cruz. Allí quiero recibir, una vez más, a María por Madre, como el testamento más precioso de toda la historia de la humanidad; allí quiero ver abrirse, por la lanza, tu Corazón y ver nacer a tu esposa, la Iglesia, amada por la eternidad. 


















         
Quiero,  así, contemplándote, aprender tu amor y responder sirviendo a mis hermanos como me enseñaste Tú.  Seré  compañía para Ti, prisionero de Amor en el Sagrario, me uniré a Ti para cumplir la voluntad del Padre, y así iré subiendo, paso a paso, por la ladera del Calvario para morir a mí misma en la Cruz y ofrecerme junto a Ti.